Vivir en un vecindario ruidoso aumenta tu riesgo de desarrollar demencia

Bengala

Miembro de bronce
Posteador destacado
1.331
419
202
2 May 2020
Vivir en un vecindario ruidoso aumenta tu riesgo de desarrollar demencia



El ruido no hace bien, el bien no hace ruido, dijo el francés Vicente de Paúl. Viviendo en grandes ciudades y trabajando en oficinas o fábricas rumorosas, olvidamos el sonido del silencio mientras nos sumergimos cada vez más en el ruido, el cual se convierte en la banda sonora de nuestra vida. Sin embargo, nuestro cerebro necesita el silencio. La ciencia está alertando de que el ruido puede pasarnos una factura muy elevada.

Ruido, la plaga moderna que afecta nuestro cerebro

Investigadores estadounidenses han calificado el ruido como la plaga moderna. Indican que “la contaminación acústica ambiental es una amenaza para la salud y el bienestar. Es más grave y generalizada que nunca, y seguirá aumentando en magnitud y gravedad debido al crecimiento de la población, la urbanización y el uso de fuentes de ruido cada vez más poderosas, variadas y altamente móviles. También seguirá creciendo debido al crecimiento sostenido del tráfico aéreo, ferroviario y de carreteras, que siguen siendo las principales fuentes de ruido ambiental”.

Señalan además que “los posibles efectos en la salud de la contaminación acústica son numerosos, generalizados, persistentes y de importancia médica y social». Concluyen que «el ruido produce efectos adversos directos y acumulativos que perjudican la salud”.

Ahora, investigadores de la Universidad de Michigan han dado un paso más allá al comprobar que el ruido al que nos exponemos a lo largo de la vida podría desencadenar demencia en la vejez. Analizaron a 5 227 personas mayores de 65 años, a quienes realizaron evaluaciones cognitivas cada tres años, además de comprobar el nivel de ruido al que estaban sometidos en su vecindario.

Constataron que un incremento de apenas 10 decibelios en el ruido ambiental correspondió a un aumento de entre un 29 y 36 % de probabilidades de desarrollar deterioro cognitivo. “Estos resultados sugieren que el ruido puede influir en la cognición en la vejez y el riesgo de demencia”, concluyeron.

Vale aclarar que «un nivel perjudicial de ruido puede ser la exposición a más de 85 decibelios (dB) durante ocho horas o 100 dB durante 15 minutos«, según la OMS. Para poner el ruido en perspectiva basta saber que en un atasco nos exponemos a una media de 90 dB mientras que una taladradora o un claxon generan 120 dB.

La neurotoxicidad del ruido

- Un estudio realizado en la Universidad de Cornell reveló que el sonido constante de los aviones puede causar un aumento de la presión arterial y el nivel de estrés en los niños que viven en zonas bajo las rutas de vuelo de aeropuertos, además de provocar un déficit en la adquisición del lenguaje.

- En 1975, investigadores de la Universidad de Nueva York analizaron a niños que acudían a una escuela ubicada cerca de una vía de tren elevada. La mitad de los estudiantes que participaron en la investigación se encontraban en aulas frente a las vías del tren y la otra mitad en aulas en la parte trasera más tranquila de la escuela. Se apreció que los estudiantes del lado más tranquilo obtenían mejores resultados en las pruebas de lectura y al llegar al sexto grado estaban un punto por delante de los estudiantes que acudían a las aulas más ruidosas.

- Los científicos creen que los efectos vasculares del ruido también pueden desencadenar los procesos de demencia ya que se han relacionado con un aumento de la frecuencia cardíaca, vasoconstricción periférica y mayor riesgo de hipertensión.

No obstante, el principal problema es que el ruido impide que nuestro cerebro descanse, manteniéndolo constantemente en alerta, afectando profundamente la calidad del sueño.

Disfrutar del silencio

El silencio es una necesidad de la mente, aunque en el mundo moderno se haya convertido en un lujo. Por tanto, el primer paso para vivir en un entorno más silencioso es asegurarnos de no contribuir a la contaminación acústica. El segundo paso consiste en buscar burbujas de silencio que nos permitan acceder a un entorno más tranquilo donde dejemos atrás la irritabilidad, frustración, estrés o confusión.

Podemos salir de la ciudad para disfrutar del silencio rodeados de naturaleza, lo cual también implica apagar el móvil. Se trata de aprender a estar, sin hablar, dejando que ese silencio sanador llegue hasta cada fibra de nuestro cuerpo, para que nuestro cerebro pueda regenerarse.

Fuente: RinconPsicologia
 

Marte

Miembro de bronce
1.122
276
142
Lima
2 Jun 2020
Gracias al covid19 mi cuadra ha estado silenciosa durante meses, cuanta paz, aunque a veces se esuchaba perros aullando, pero no durara para siempre
 

LauRa!

Miembro de plata
4.036
1.977
295
Perú
4 May 2020
No lo dudo. Hay personas más sensibles y propensas a alterarse con los volúmenes altos. Por ejemplo yo no los aguanto... :pepehands:
 
Arriba Pie