Tesoro histórico oculto: cuando un grupo de obreros encontró un antiguo cañón en el jirón de la Unión en los años 80

Fonzie

Miembro de bronce
Posteador destacado
1.745
1.108
495
Perú
5 May 2020
El 8 de setiembre de 1982, un grupo de obreros encontró un cañón colonial del siglo XVI mientras refaccionaban las calles el jirón de la Unión, en el Cercado de Lima. (Foto: Humberto Artadi / GEC Archivo Histórico)

El 8 de setiembre de 1982, un grupo de obreros encontró un cañón colonial del siglo XVI mientras refaccionaban las calles el jirón de la Unión, en el Cercado de Lima.


Eran los primeros días de setiembre de 1982, cuando un gran hallazgo se produjo en el Perú. Esa vez, un grupo de obreros encontró un antiguo cañón del siglo XIX mientras refaccionaba las calles del jirón de la Unión, en el Centro de Lima. Días después, esta arma fue llevada para ser investigada en un museo limeño. Años más tarde, en 2008, otra pieza de artillería similar se encontró en el cruce de la avenida Emancipación y el jirón Camaná.



Recorrido por el Centro Histórico

Era la mañana del 8 de setiembre de 1982, cuando el alcalde de Lima, Eduardo Orrego Villacorta, y el director del Instituto Nacional de Cultura del Perú (INC), Luis Enrique Tord, llegaron al convento de Nuestra Señora de La Merced, en el Cercado de Lima. Ya en lugar, las dos autoridades supervisaron las obras de restauración que se le estaba realizando a la capilla del capitán Villegas, cuya construcción se remonta al siglo XVI.

El oratorio era restaurado ya que tenía valiosas pinturas consideradas de lo más antiguo en América Latina. Tras finalizar la inspección, ambos funcionarios fueron hasta el convento de Santo Domingo. Allí, Orrego reveló ante la prensa que uno de los espacios de esa iglesia funcionaría como el nuevo Museo de Lima a partir del 28 de julio de 1983. Esta medida se realizaría luego de haber firmado un convenio con dicho templo.


Instantes en que el alcalde de Lima y el director del INC supervisan la extracción del arma enterrada. (Foto: Humberto Artadi / GEC Archivo Histórico)

Instantes en que el alcalde de Lima y el director del INC supervisan la extracción del arma enterrada.


Minutos después, el burgomaestre limeño y el director del INC recorrieron el jirón de la Unión para supervisar el avance de las obras que convertirían esta artería en una vía exclusiva para peatones. Por eso, fueron saludando y arengando a todos los trabajadores de la obra. Ninguno pensó la sorpresa que se iban a llevar más adelante.

Sorpresivo hallazgo

Segundos más tarde, un grupo de obreros avisó que habían encontrado un objeto raro y pesado, que no podían mover con sus manos. Por eso, empezaron a cavar con sus palas. Grande fue su sorpresa al hallar un cañón antiguo. El arma fue extraída por una grúa en presencia de Orrego y Tord. El descubrimiento captó la atención de cientos de personas que transitaban por la conocida zona.


En la imagen, se aprecia a trabajadores midiendo la histórica pieza de artillería. (Foto: Humberto Artadi / GEC Archivo Histórico)

En la imagen, se aprecia a trabajadores midiendo la histórica pieza de artillería.


Ya fuera de la fosa, el teleobjetivo fue analizado rápidamente por el director del INC, quien reveló que la vieja pieza de artillera era “probablemente” del siglo XVI. “Este cañón no es de los pequeños que se utilizaban para proteger las esquinas de la ciudad en aquella época. Este servía para guerrear”, dijo, sorprendido, Tord. También explicó que reclamarían la valiosa arma para conservarla en uno de los museos de la capital limeña. Más adelante, la Marina de Guerra del Perú confirmó que esta reliquia era del siglo XIX.

Descubren otro cañón en el Centro de Lima

Décadas después, otra arma de fuego sería hallada en nuestra capital. Cerca de las dos de la tarde del 27 de noviembre del 2008, un grupo de obreros encontró un antiguo cañón en el cruce de la avenida Emancipación y el jirón Camaná, en el Centro de Lima. El artefacto tenía 2,8 metros de largo y pesaba casi dos toneladas. El hallazgo se dio a 92 cm del suelo, cuando excavaban las bases de uno de los corredores del Metropolitano.

El 27 de noviembre del 2008, un grupo de obreros halló otro cañón colonial en el cruce de la avenida Emancipación y el jirón Camaná, en el Centro de Lima. (Foto: Musuk Nolte / GEC)

El 27 de noviembre del 2008, un grupo de obreros halló otro cañón colonial en el cruce de la avenida Emancipación y el jirón Camaná, en el Centro de Lima.


Es así como los trabajadores sacaron el cañón con una inmensa grúa. Minutos más tarde, la empresa contratista Conalvías se llevó la histórica pieza sin avisar al INC. El hecho fue grabado por un transeúnte con su celular. Horas después, el ingeniero a cargo de la obra, César Vásquez, reveló que el arma fue llevada a un almacén cercano: “No podíamos dejarlo allí porque la gente podía robárselo”.

La madrugada del 28 de noviembre del 2008, la constructora volvió a enterrar el cañón en el lugar donde lo halló. Horas después, por la mañana, una arqueóloga del INC autorizó su traslado al Parque de la Muralla, en pleno centro limeño. La medida fue tomada tras corroborarse que la reliquia no fue encontrada en su contexto histórico original.


El hallazgo se realizó durante los trabajos de construcción del corredor vial del Metropolitano. (Foto: Musuk Nolte / GEC)

El hallazgo se realizó durante los trabajos de construcción del corredor vial del Metropolitano.

Con esta autorización, el Instituto Metropolitano Protransporte de Lima retiró la antigua arma con mucho cuidado en presencia de funcionarios del INC y de la prensa. Ese día, la investigadora también reveló que la pieza de artillería pertenecía a los siglos XVII o XVIII, ya que era muy similar a un cañón hallado en la casa Riva Agüero en el 2007. Un hecho que investigaría la Marina de Guerra del Perú.



 

meisterdick

Miembro de oro
8.814
5.037
1.072
Inverness
18 Ene 2021
Y quizás haya más cañones enterrados por esa zona, así como cuerpos y vasijas. Pero muchas veces los obreros les pasan la voz a los ingenieros y estos no avisan al INC para no enlentecer las obras, salvo que sea muy evidente.
 
Arriba