Terapia rusa asegura que dormir en ataúd rejuvenece a las personas

Surf

Miembro diamante
Posteador destacado
10.164
2.428
1.272
Océano
23 May 2020
Según el impulsor de la iniciativa, la experiencia fúnebre brinda una nueva perspectiva sobre la fragilidad de la vida.

Los clientes son introducidos en un ataúd acolchonado y son tapados con una manta. Foto: captura de Youtbe

Los clientes son introducidos en un ataúd acolchonado y son tapados con una manta. Foto: captura de Youtbe

La eterna juventud -tan deseada por muchos y odiada por otros- es un tema recurrente en nuestra sociedad desde siglos atrás. Aunque el ciclo de la vida es el mismo para todo el mundo, existen diversos métodos para intentar retrasar el envejecimiento. Comer sano, mantenerse activo y hacer ejercicio se complementan con cirugías estéticas y tratamientos innovadores para poner alto al paso de los años.

Rusia está arrasando con una nueva terapia que asegura puede lograr el rejuvenecimiento de las personas, aunque tiene un toque de terror. Consiste en pasar unas horas dentro de un ataúd para poder reencontrarse con uno mismo. Este negocio es liderado por Sergey Rybchenkov.

El sujeto asegura que el tiempo que la persona pasa dentro del ataúd le permite alcanzar un estado de relajación que la mantiene más joven. Ello debido a que la experiencia fúnebre brinda una nueva perspectiva sobre la fragilidad de la vida.

Es obligatorio que los hombres utilicen ropa negra, mientras que las mujeres, por el contrario, deben usar vestimenta blanca. Los clientes son introducidos en un ataúd acolchonado y son tapados con una manta, aunque pueden elegir si este es cerrado o no para vivir una experiencia aún más impactante.

Mientras la persona está dentro, se encienden velas para crear un ambiente óptimo que le permita sumergirse en un estado completo de relajación.

Rybchenkov asegura que la terapia que brinda funciona y fomenta un buen estado de salud físico y mental.

Aunque este método viene siendo todo un éxito, ha creado polémica en redes sociales debido a su tétrica y perturbadora apariencia. Sin embargo, son muchos todavía los que desean vivir la experiencia.

 
Arriba