Robert Maudsley: la terrible historia del verdadero “Hannibal Lecter” que lleva 40 años encerrado bajo tierra

Surf

Miembro diamante
Posteador destacado
10.164
2.428
1.272
Océano
23 May 2020
Ahora el asesino en serie tiene 68 años y pasará todos sus días con una rutina donde solo se le permite ver el sol por una hora.

Robert Maudsley pasará a la historia como el hombre que estuvo encerrado en una cárcel de cristal bajo tierra. (Foto: Captura)

Robert Maudsley pasará a la historia como el hombre que estuvo encerrado en una cárcel de cristal bajo tierra. (Foto: Captura)

Robert Maudsley es un criminal inglés conocido por inspirar al icónico personaje del cine “Hannibal Lecter”. Lleva 40 años en una celda de cristal bajo la prisión de Wakefield, en Inglaterra.

Un documental llamado “HMP Wakefield: Evil Behind Bars” ha vuelto nuevamente popular a este asesino en serie por el testimonio del sobrino de Maudsley, Gavin, quien cuenta cómo su tío culto y de voz suave se convirtió en un personaje de criminología.

Es más, él cuenta cómo el asesino advirtió en una carta que volverá a matar si lo llegan a liberar. Es por ello que, debido a la amenaza que significa, decidieron hacerle una jaula de cristal parecida a la de Hannibal Lecter en la película.

¿Cómo es la cárcel de cristal?
Es un lugar de 5,5 metros de largo, 4,5 medio de ancho, y las ventanas están a pruebas de balas, donde es vigilado por guardias armados 23 horas al día.

En dicha habitación solo hay una mesa, una silla, las cuales fueron fabricadas de cartón comprimido. Mientras que el inodoro y lavamanos están fijados herméticamente al suelo.

La cama es de hormigón y la puerta está hecha de acero sólido. La jaula está rodeada de gruesos paneles acrílicos, donde solo tiene un abertura para recibir la comida.

Maudsley tiene permitido hacer ejercicio una hora acompañado de 6 guardias armados y sin reos cerca.

Una infancia de terror
Robert Maudsley nació en 1953 en Toxteth, pueblo cercano a Liverpool. Fue abandonado por sus padres biológicos junto a sus once hermanos. Todos fueron a un orfanato católico de Merseyside.

A los ocho años los padres biológicos se los llevaron de vuelta a casa para cobrar los seguros de mantenimiento. Ahí empezó el infierno.

La infancia de Robert Maudsley se dio en un hogar lleno de drogas y un padre abusador. (Foto: Captura)

La infancia de Robert Maudsley se dio en un hogar lleno de drogas y un padre abusador. (Foto: Captura)

La mujer era adicta a la cocaína y el padre era alcohólico. Se conoce que el hombre abusaba de Robert y le daba constantes palizas. Además, lo encerraba largos tiempos.
“Lo que más recuerdo de esos momentos eran las palizas. Una vez estuve encerrado en mi habitación por seis meses. Mi padre sólo abría la puerta para golpearme y violarme”, contó Maudsley ya adulto.

A los 16 años se fue de esa casa a un centro de menores. Es ahí donde se volvió adicto a la marihuana y cocaína. Además, se dedicó a la prostitución para solventar sus adicciones.
Crímenes
A los 21 se dio su primer crimen. Estranguló a John Farrel, un pedófilo a quien golpeó hasta el cansancio.

Tras el crimen, fue condenado a cadena perpetua y las pericias psicológicas aconsejaron que nunca sea liberado. “Si lo hacen matará una y otra vez”, señalaron.

Sin embargo, Maudsley fue a una hospital psiquiátrico debido a una presunta psicosis.

Parecía estar tranquilo, pero en 1977 lo encerraron con David Cheeseman, otro pedófilo, a quien terminó matándolo tras torturarlo.

Así comenzó una seguidilla de asesinatos en prisión. Mató tres reos al final. A un condenado de violación a una menor lo mató y, tras abrir una tapa craneal, comió parte de su cerebro. Desde ese momento fue declarado un peligro para la sociedad.

Una personalidad extraña
Se conoce que Robert Maudsley es el británico que más tiempo ha pasado en aislamiento. Él habló anteriormente de sus pasiones: la música clásica, la lectura, el arte y la poesía. Además, posee un coeficiente intelectual muy superior a la media.

Se conoce que en el 2000 pidió que lo dejaran morir y tras la negativa escribió una carta. “¿Para qué sirve tenerme encerrado las 23 horas del día? ¿Por qué molestarse siquiera en alimentarme y darme una hora de ejercicio? ¿Para quién soy realmente un riesgo?”.

Años después pidió juegos de mesa con los guardias, un loro con quien hablar, pero todos su pedidos fueron descartados hasta el 2017. En ese año le dieron una PlayStation 2 y en su cumpleaños 64 le regalaron el videojuego “Call of Duty”.

En una carta Maudsley afirmó que si hubiera matado a sus padres, no habría muerto una persona más. Él no volverá a ver las calles y será recordado por estar preso bajo tierra. “Mi vida en solitario es un largo período de depresión ininterrumpida”, señaló en el 2003.

 
Arriba