La historia detrás de la momia de Nasca que se vendía al mundo como alienígena enterrado en Perú

Fonzie

Miembro de bronce
Posteador destacado
1.090
593
345
Perú
5 May 2020
Crónica de un embuste: mutilada momia de Nasca se vendía al mundo como alienígena enterrado en el Perú. Equipo de expertos del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses recientemente confirmó que se trataba de un fraude.

Imagen de uno de los videos de Gaia donde se manipulan los restos trucados, Atrás asoma ufólogo Jaime Maussan.

Imagen de uno de los videos de Gaia donde se manipulan los restos trucados, Atrás asoma ufólogo Jaime Maussan.


Quiero creer, decía el afiche con la imagen de un ovni que gobernaba la oficina del agente Fox Mulder en la serie “Expedientes secretos X”. El póster tenía que ser repuesto cada semana en el estudio pues desaparecía a manos de los fans. Ese lema representaba la noble disposición del escéptico a ser convencido de la posible existencia de vida extraterrestre: resultaría desilusionante que la única compañía intermitentemente racional en la galaxia fuera la de la propia especie, dicho esto con todo respeto por los mejores exponentes de la misma.


Lo lamentable es que burdos montajes como el de la reciente momia extraterrestre de Nasca agreden y vulneran esta voluntad de creer. La temática ovni es consustancial y vulnerable al engaño. Su propia existencia está al borde del acto de fe, apenas apuntalada por anomalías sin explicación que alimentan las posibilidades de lo imposible. Porque definitivamente, Carl Sagan dixit, algo sucede más allá de lo que se conoce. Como dice Anthony Choy, único ufólogo escéptico en el Perú: vigilad los cielos, vigilad los cielos, vigilad los cielos.

De sirenas a momias

Cada segundo nace un idiota, era el lema del cirquero P. T. Barnum. Él exhibía bajo la carpa, entre otros supuestos fenómenos de la naturaleza, el cadáver de una sirena. En realidad era el torso de un mono cosido a la cola de un pescado.


El avance de la ciencia reivindicó el crédito humano de la autoría de falsas anormalidades. Revelación del engaño que en español recibiera el nombre de bulo, y en inglés hoax, derivativo de las distractivas palabras mágicas hocus pocus.



Nasca: primer avistamiento

Una tarde de abril del año 2017 se presentó en la redacción de El Comercio un sujeto que decía llamarse Paul. Con extrema paciencia lo recibió Ricardo León, quien le escuchó decir que tenía pruebas de la presencia extraterrestre en Nasca. León es una de esas personas que sabe escuchar.


La historia discurría así: un amigo suyo, huaquero de oficio, paseando aletaoriamente un día por el desierto, encontró un sarcófago. Al abrirlo encontró varias momias de pequeños humanoides, de un tamaño que podría referirse entre Oompa Loompa, Minion y Rui Díaz.

Paul confesó que tenía un alias para su canal de divulgación ufológica en You Tube, Krawix 1, al tiempo que dramáticamente extraía de una mochila azul una mano y un cráneo, ambos envueltos en papel periódico (de la competencia). La mano tenía tres dedos. El cráneo era ovalado.

Radiografía de mano de tres dedos. Se cortaron dos y se alargaron los restantes. Imagen de uno de los videos de Gaia donde se manipulan los restos trucados. Atrás, el canoso Jaime Maussan asomando. (Foto: GAIA.COM)

Radiografía de mano de tres dedos. Se cortaron dos y se alargaron los restantes. Imagen de uno de los videos de Gaia donde se manipulan los restos trucados. Atrás, el canoso Jaime Maussan asomando. (Foto: GAIA.COM)


Decía venir de la morgue donde galenos anónimos le habían dicho que esas cosas “alguna vez latieron, comieron y defecaron”. Además de una nota en EL Comercio, Paul solicitaba un financiamiento de 600 soles para un estudio de carbono 14. Enfrentado aun sensato principio de austeridad y ética de parte de León, otro que quiere creer, Krawix abandonó el Diario con lo que había llegado: un cráneo y una mano.

Nasca: segundo avistamiento

Un mes y medio después, un periodista cuyo nombre habrá de mantenerse en reserva se acercó al diario con un USB. Prometía tener evidencia histórica de unas momias extraterrestres halladas en Nasca.

La historia, que magnífica casualidad, era la misma de Krawix: un huaquero había hallado una momia extraterrestre y de varios humanoides en el desierto de Nasca. Un francés afincado en Cusco, explorador esotérico, habría pagado a un huaquero una cantidad cercana a los US$ 30, 000 por el cadáver del espacio exterior.

Ya se había comprometido la primicia mundial al portal Gaia.com, organización especializada en comercializar lo paracientífico, los ovnis forzados y la práctica del yoga como si estos en conjunto fueran a brindar el conocimiento personal, la paz mundial y finalmente conseguir que los pedos no olieran.

Emplazado el portador del USB con observaciones elementales del supuesto cadáver alienígena –”parece de yeso”–, este respondía que un equipo multidisciplinario de forenses y científicos, todos otra vez furiosamente anónimos, se hallaban analizándola. Sonaban a ser más amigos de la ufología que de la verdad, ya que estaban capitaneados por el cuestionado ufólogo mexicano Jaime Maussan 2.

Lo que parecía un muñeco de yeso tenía manos con tres largos dedos, anomalía que se repetía en sus pies. Las radiografías evidenciaban que debajo del supuesto yeso había en efecto huesos y articulaciones deapariencia humanoide. Espérate a ver los resultados de la prueba de ADN, decía el periodista como respuesta al descreimiento. Ante la obvia ausencia de una mejor propuesta que los imaginarios US$ 30, 000 del francés, se fue del Diario como Krawix, con lo que traía puesto.

Nasca: tercer avistamiento

En junio el portal Gaia lanzó un reportaje especial intitulado “Desenterrando Nazca”, con zeta, donde protagonista del mismo era la momia de tres dedos. Uno de sus subtítulos decía: “¿Podría ser esta la evidencia irrefutable de la existencia de especies no humanas?”. La revelación de Gaia coincidía con la presentación en el Museo de Arte de Lima de la muestra “Nasca”, con ese, la más ambiciosa exhibición de la real dimensión de la cultura preínca peruana.

El periodista mexicano Jaime Maussan, uno de los impulsores de las 'momias de Nasca'. (EFE/HISTORY CHANNEL)

El periodista mexicano Jaime Maussan, uno de los impulsores de las 'momias de Nasca'. (EFE/HISTORY CHANNEL)


Gaia aprovechaba la momia de tres dedos para ofrecer al internauta una membresía digital que le daba full acceso al reportaje extraterrestre: US$9,95 por mes, US$20 por tres meses, US$95 por año. En los videos se podían ver las radiografías de la momia, una recreación del descubrimiento, pruebas de carbono 14 que les daban a los restos una antigüedad de entre 1.000 y 1.800 años, e imágenes que testimoniaban cómo se trajinaba lo que podían ser restos mortales con la asepsia propia de un restaurante a punto de ser cerrado por motivos de salubridad.

La revelación ameritó abundante espacio en la prensa, radio y televisión peruanas. Definitivamente, tuvo mayor cobertura que la exposición “Nasca” del MALI. Ahí no habían momias de tres dedos.

Habla la ciencia

Al cabo de unos días de incertidumbre cósmica, la comunidad científica se manifestó, coincidiendo con un oportruno recule de Krawix respecto al tema. El doctor Rodrigo Salas- Gismondi, PhD investigador asociado de la división de Antropología del American Museum of National History, descifró el misterio: se trataba de una momia manipulada a la que le habían roto dos dedos de cada mano y de cada pie, sumándole las falanges removidas para extender los tres dedos restantes. El veredicto del carbono 14 sustentaba la posibilidad de que fuera de un antiguo peruano que vivió en Nasca. Es decir, en vez de estar siendo manoseado por ufólogos debería estar en la exposición del MALI. El cambio de camiseta de Krawix hizo palidecer las dotes transfugistas de Daniel Salaverry.

Quien en enero había presentado los restos a través de su canal de You Tube3, ofreciendo entregarlos gratis a quien colaborara con 63 mil euros para las pruebas de carbono 14, ahora era un sólido argumentador de la tesis del engaño. Inclusive hacía un velado señalamiento al seudoufólogo francés. Le atribuía a este un comentario que decía dile a Krawix que no hable, que se nos cae el negocio.

Krawix, además, envío por correo un oficio del Ministerio de Cultura donde le devolvían “material orgánico”(un humanoide), aduciendo que estos estaban conformados de despojos óseos de animales modernos, por lo que fuera tan amable de recogerlo, pues no se trataba de bienes integrantes del patrimonio cultural de la nación. Lo que quería decir que los humanoides podrían haber tenido un origen rastreable hasta Pardos Chicken.

Pero el giro de Krawix tenía un detalle: aceptaba que las momias eran armadas, pero insistía en que el descubrimiento era real. Es decir, habían sido hechas así por los antiguos pobladores del desierto.

¿Por qué?, se preguntaba Krawix a sí mismo en sus videos. Él mismo se respondía:

Porque tuvieron contacto con ellos, con lo que esta paradoja sin sentido volvía a fojas cero. La momia era falsa, pero los extraterrestres verdaderos.

Nasca, la deuda es inmensa contigo. Además de soportar motocrosistas, promociones escolares con problema de comprensión lectora, y a los mentecatos de Greenpeace que suelen arañar tus líneas, ahora te toca esto.

Y eso que aún sigue pendiente el ofrecimiento, también extraterrestre, del fugitivo ex presidente Toledo de pedirle a su amigo Mark Zuckerberg que descifre lo que tu desierto quiere decir. Como si el silencio y la arena no fueran suficiente. //

Notas

1. Krawix dice que este nombre obedece a que quiso crear un nick desconocido, aunque luego descubriera que existe en ucraniano. Lo cierto es que guarda sospechoso parecido con Kryckek, nombre de un villano de “Expedientes secretos X” que asesina a El Fumador en el mismo capítulo en que Mulder es raptado por extraterrestres

2. Lo mejor que ha hecho Maussan en su vida por lo paranormal fue aparecer en un cameo promocional de la serie fi cticia “Stranger Things”.

3.




 

meisterdick

Miembro de plata
4.730
2.339
582
Inverness
18 Ene 2021
Al primer párrafo ya me olía el estilo sabrosón de Jaime Bedoya aunque sin llegar a la prosa del fallecido Gregorio Martinez.
Del caso hay que recordar la conferencia de prensa donde estuvo el escéptico Choy sentado al fondo del respetable, también a un médico que estuvo en la mesa e hizo el ridículo.
Recuerdo a un biólogo peruano con el seudónimo de Pachacutek -o algo similar- afincado en Alemania atacando esa farsa.
Cómo no olvidar al periodista Jois Mantilla, nuestro Fox Mulder lorcho queriendo creer. Ojo, que el Mulder lorcho también es productor audiovisual.
 

Hal

Miembro de oro
6.376
2.764
792
Oa
15 May 2020
Se recontra confirmó que eran puro cuento. Hasta lograron hacer una exposición en unas de las salas del chongreso de la república. Lo cierto es que mucha gente vive de esos embustes científicos. El Doc Choy lo ha contado repetidas veces.
 
Arriba Pie