Cuando cinco jóvenes que se convirtieron en héroes en 1968

Fonzie

Miembro maestro
472
233
105
Perú
5 May 2020

Los menores fueron agasajados en la Base del Grupo Aéreo Mixto N° 8, en donde realizaron su primer vuelo en helicóptero.


Horas antes de que los cancilleres de Perú y Argentina firmaran un importante acuerdo de intercambio económico, un acto heroico conmocionó a todos los peruanos. El 25 de mayo de 1968, cinco menores salvaron la vida a un piloto de la Fuerza Aérea del Perú. Su helicóptero se había estrellado en un cerro ubicado en Santa Eulalia, cerca de Chosica. El comandante de la FAP estuvo perdido durante dos días. Lo increíble fue que los valientes héroes lo encontraron tras planificar una búsqueda por su propia cuenta.


En la imagen, cuatro de los cinco menores que fueron homenajeados por salvarle la vida a un piloto de la Fuerza Aérea en Chosica en 1968.


Accidente en pleno vuelo
La mañana del 23 de mayo, el comandante FAP Fernando Melzi Parodi y su copiloto, el alférez Carlos López Alvarado, subieron a un helicóptero Bell para realizar un vuelo de prueba. El despegue de la máquina se realizó sin mayores complicaciones.


A las 10 y 30 de la mañana, cuando la aeronave pasaba por el cerro Dato Viejo, en Santa Eulalia, el motor comenzó a fallar, produciéndose un descenso abrupto de la máquina hacía el rocoso suelo de una quebrada. Ya cerca del suelo, el piloto le ordenó a López lanzarse para salvar su vida. Con un movimiento acrobático, el alférez logró salir de la nave. Segundos después, esta chocó en terreno desértico. Melzi Parodi quedó sin conocimiento. Desde ese momento, la torre de control no supo nada de ellos.



Imagen del comandante FAP. Fernando Melzi Parodi, quien desapareció luego que el helicóptero que piloteaba cayera en una quebrada la mañana del 23 de mayo de 1968.

Al ver a su compañero inconsciente, López Alvarado fue en busca de ayuda y caminó por más de 20 horas por las desoladas quebradas de la zona hasta llegar a la Comisaría de Chosica. Allí informó de su compañero herido y fue atendido de las múltiples contusiones que presentaba. Minutos después, varios helicópteros de rescate salieron hacía el lugar del accidente, en donde solo encontraron la nave destrozada. El cuerpo del comandante Melzi había desaparecido. Tampoco había huellas de sangre.

Incesante búsqueda

El sábado 25 de mayo de 1968, El Comercio anunció la desaparición del piloto. Al mismo tiempo, varios helicópteros del Escuadrón de Rescate, soldados de las Fuerzas Especiales del Ejército, miembros del Cuerpo Voluntario de Bomberos de Chosica y la Guardia Civil, junto a perros policías, iniciaron la búsqueda por aire y tierra.

(Archivo Histórico El Comercio)



Cerca de las diez de la mañana, uno de los helicópteros 614 que sobrevolaban la zona del accidente ubicó desde el aire al piloto desaparecido. Él estaba acompañado por cuatro menores: Ernesto Mendoza Medina y los hermanos Friner, Domingo y Hugo Porras Meza. Ellos hicieron señales de auxilio a la nave de rescate y limpiaron el terreno para su aterrizaje. Los jóvenes habían iniciado la búsqueda del comandante desde las cinco de la mañana.


Minutos después, llegaron los miembros de la Guardia civil, el personal del Ejército y de la Fuerza Aérea del Perú. Luego, el comandante fue examinado y trasladado al Hospital Militar con una luxación en el tobillo derecho y lesiones en todo el cuerpo. Sin embargo, estaba fuera de peligro.

Llegada al Hospital Militar del comandante FAP. Fernando Melzi Parodi luego de permanecer desaparecido por dos días. (Foto: Archivo Histórico El Comercio)

Llegada al Hospital Militar del comandante FAP. Fernando Melzi Parodi luego de permanecer desaparecido por dos días. (Foto: Archivo Histórico El Comercio)


Camino sin rumbo

Al llegar al hospital, el piloto Fernando Melzi descendió del helicóptero por sus propios medios. Fue cargado y colocado en una camilla para ser atendido de urgencia y quedarse hospitalizado. Allí dio detalles a la Policía de Chosica sobre el suceso. “El accidente se produjo cuando el motor empezó a fallar mientras volábamos cerca del cerro Dato Viejo”, explicó el maltrecho comandante.

También les contó que él se había arrojado del helicóptero segundos después que su compañero. Pero, perdió el conocimiento por varias horas al golpearse con el rocoso terreno de la quebrada. Luego, despertó aturdido y comenzó a caminar por la carretera en busca de ayuda.


Salida de los jóvenes del Hospital Militar tras enterarse que el piloto que rescataron tenía prohibida las visitas. (Foto: Archivo Histórico El Comercio)

Salida de los jóvenes del Hospital Militar tras enterarse que el piloto que rescataron tenía prohibida las visitas. (Foto: Archivo Histórico El Comercio)


La caminata duró dos días, tomándose algunas horas de descanso al anochecer. Finalmente, llegó a la quebrada de Santa Rosa, donde fue ubicado por los menores. “Fue una odisea que duró 48 horas, agobiado por los cambios de temperatura, el hambre, la sed y el intenso dolor del tobillo derecho que tenía luxado”, así describió el cronista de El Comercio los momentos vividos por el hombre de la Fuerza Aérea.

Días después, el 27 de mayo, los cuatro menores fueron al hospital para ver al comandante. Sin embargo, no pudieron hacerlo debido a que su médico le había prohibido las visitas. Antes de irse desconsolados por no lograr su cometido, recibieron una buena noticia: la FAP los invitaba a una ceremonia en homenaje a su gran labor. En ese momento, los menores indicaron un curioso dato que se les había olvidado: su amigo Alberto Montellanos García también había participado del rescate, solo que al momento en que el helicóptero llegó, él se encontraba buscando agua para darle al piloto desaparecido. Esto fue corroborado por Melzi Parodi.


(Archivo Histórico El Comercio)

(Archivo Histórico El Comercio)

Homenaje a los pequeños héroes

De esta forma, la mañana del 28 de mayo, los cinco menores fueron trasladados en helicóptero desde Chosica a la Base del Grupo Aéreo N°8, en el Callao. Allí fueron recibidos por el comandante FAP Oswaldo Cabrera, quien les enseñó las distintas aéreas del lugar. Luego, el coronel Dante Poggi Morán dio un discurso que finalizó con una frase: “Ustedes son los héroes de la batalla”.

Inmediatamente, el comandante Cabrera leyó unas palabras de agradecimiento escritas por el piloto rescatado y disfrutaron de un almuerzo. También se les entregó sobres cerrados con dinero, una tela personalizada con sus nombres y cajas con juegos de salón. Cuando estaban a punto de regresar a casa, recibieron unas tarjetas de recuerdo firmadas por el comandante rescatado con un mensaje personal para cada uno.

 

Luriar

Miembro de bronce
2.190
1.273
274
Lima
24 Abr 2020
¿Esos niños seguirán vivos?
Qué tremenda historia que contar a sus hijos y nietos.
 
Arriba Pie