¿Cómo fue creciendo, durante décadas, la preocupación por el calentamiento global?

Bararq

Registrado
Posteador destacado
6.650
2.963
829
.
28 Jun 2020
¿Cómo fue creciendo, durante décadas, la preocupación por el calentamiento global?


A propósito del Día Mundial del Medio Ambiente, este 5 de junio de 2021, en la Crónica de Historia de France 24 hacemos un breve recuento de cuándo se empezó a hablar de “calentamiento global” y por qué cambió su apelativo por el de “cambio climático”. Éste último considerado como un eufemismo para decenas de miles de activistas, ya que no hace justicia con la emergencia medioambiental que vive el planeta, por la incesante emisión de gases efecto invernadero de las grandes multinacionales.

La primera persona en alertar públicamente sobre un impacto del CO2 en la atmósfera fue Svante August Arrhenius, un científico y profesor sueco. Lo hizo en abril de 1896 con un ensayo denominado “La influencia del ácido carbónico en el aire, sobre la temperatura del suelo”. Para la época, el dióxido de carbono solía llamarse ácido carbónico, y Arrhenius especuló sobre su influencia y las variaciones atmosféricas de emitirse de forma masiva. Pero en su estudio, este sueco posteriormente galardonado con el Premio Nobel de Química eludió atribuir a los combustibles fósiles la causa de un futuro calentamiento global.

Para finales del siglo XIX, dado que el desarrollo industrial no parecía impactar el equilibrio y la armonía de la naturaleza, nadie tomó en serio la teoría de Arrhenius. Pero 42 años después, el mundo científico prestó atención, sobre esta materia, al estudio de un ingeniero inglés llamado Guy Stewart Callendar.

Su principal aporte fue vincular el aumento de la temperatura global del planeta de 1890 a 1938, con el incremento del 10% en las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera. Paradójicamente, Callendar consideró este calentamiento progresivo como algo bueno, pues según él retrasaría la llegada de la siguiente glaciación.


El período de la Guerra Fría que desencadenó temperaturas extremas en el mundo

Terminada la Segunda Guerra Mundial, y a lo largo del período de posguerra conocido como la Guerra Fría, la producción industrial se elevó a su máxima potencia. Los científicos pudieron monitorear drásticas variaciones en la temperatura de la Tierra, como dos décadas de intenso frío de 1950 a 1970; y luego un escalonado calentamiento entre 1970 y 1990.

A mediados de la década de 1970, por primera vez la comunidad científica expuso abiertamente el término “calentamiento global”, y para 1988, cuando se evidenció el año más caluroso en la historia de la Tierra jamás registrado, los periódicos del mundo comenzaron a vincularlo con algo llamado “efecto invernadero”

De manera que para finales de la década de 1980 y comienzos de 1990, líderes de la talla de Ronald Reagan y Margaret Thatcher incluyeron en sus agendas políticas al “calentamiento global” como una amenaza para el planeta.

Un discurso sin precedentes que adoptó mayor relevancia en 1995 cuando un grupo internacional de científicos argumentó por primera vez “la influencia humana indiscutible” del llamado "efecto invernadero". Se hablaba por primera vez del riesgo de un agujero en la capa de ozono, ocasionado por los gases industriales, que permitiera un mayor ingreso al planeta de la radiación emitida por el sol.

Prendidas las alarmas, la ONU llevó a cabo la Convención del Cambio Climático en Berlín, el Protocolo de Kioto y los Acuerdos de París

En 1995, la ONU organizó la Convención del Cambio Climático en Berlín presidida por una joven Angela Merkel, quien profesaba la necesidad de que las naciones exportadoras de petróleo redujeran considerablemente las emisiones de gases de efecto invernadero.

Gases como el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso, producidos a partir de los combustibles fósiles, que son los principales responsables de un aumento en la temperatura del planeta, según como lo demostraron para finales del siglo XX el Centro de Investigación de Hidráulica Británica, el Centro de Investigación del Medio Ambiente de Oxford, y las supercomputadoras del Instituto de Impactos Climáticos en Hamburgo y Postdam.

El término “calentamiento global”, que se refiere solo a la temperatura de la superficie de la Tierra, mutó al llamado “cambio climático”, que además de incluir el calentamiento, advierte sobre los “efectos secundarios” para el planeta que exponen los científicos de superarse la barrera de los 2 grados celsius.

Es decir, el desabastecimiento mundial de comida, el deshielo de los glaciares, la consecuente inundación de las costas, y la extinción de miles de especies. Ante tales pronósticos, activistas y redacciones periodísticas del mundo han optado por calificar la situación de "emergencia medioambiental", y así darle mayor peso lingüístico.

Habiendo el servicio europeo Copernicus registrado los años más calurosos de la historia del planeta en la década de 2010 a 2020, la ONU convino el denominado Acuerdo de París. Este acuerdo, redactado en 2015 y firmado en 2016, es un sucesor del Protocolo de Kioto de 1997, en el cual las naciones del mundo y en especial las naciones industrializadas se comprometieron a reducir las emisiones de gases efecto invernadero, para mantener por debajo de los 2 grados celsius, la temperatura global.

Pero ante gobiernos que desoyeron dichos compromisos, como el de Donald Trump que se retiró en su momento del Acuerdo de París, la voz de activistas internacionales como el de la joven sueca Greta Thunberg cobraron protagonismo mundial.

Como ella son decenas de miles de activistas quienes juegan un papel muy importante, al calor de las masivas movilizaciones, para que las grandes empresas reduzcan sus emisiones de carbono y así minimicen el riesgo de escenarios apocalípticos para la supervivencia en la Tierra.

Una exigencia que de acuerdo con muchos expertos está lejos de lograrse, ante el incesante comercio del petróleo, el carbón y sus derivados para satisfacer el consumo energético mundial.


[URL unfurl="true"]https://www.france24.com/es/programas/historia/20210604-cambio-climatico-efecto-invernadero-historia[/URL]
 
Arriba Pie